Sie sind hier: Startseite > Diakonie > Misión con Migrantes y Refugiados

Eine Oase inmitten der Wüste


… das sind wir
für Migranten und Flüchtlinge in aller Welt.


Wir sind SMR: Scalabrinianerinnen: eine Mission mit Migranten und Flüchtlingen, eine christlich inspirierte Nichtregierungsorganisation, welche versucht, Migration Würde zu verleihen und sie zu vermenschlichen. Und den abertausenden Menschen eine integrale, interdisziplinäre und regionale Hilfe anzubieten, die ihre Herkunftsländer gezwungenermaßen verlassen müssen, und die auf ihrer Flucht vielfach Opfer von Straf- und Gewalttaten werden.

Globaler Kontext der unfreiwilligen Migration
Wir werden mit einem politischen und wirtschaftlichen System konfrontiert, dessen Anliegen nicht das Wohlergehen der Menschen ist, sondern das sie eingrenzt und beschränkt. In den letzten Jahrzehnten haben wir große humanitäre Tragödien erleben müssen, wie in Mexiko (2010 bis 2012), vor Lampedusa (2013), im Mittelmeer (2015) und unter den vielen syrischen Kriegsflüchtlingen. Diese Tragödien verschonen weder Junge noch Alte, Frauen noch Männer und betreffen Menschen aus allen sozialen Schichten. Papst Franziskus nennt es „die schlimmste Krise seit dem Ende des Zweiten Weltkriegs“.
Mexiko ist in dieser Hinsicht besonders, weil hier alle Wanderungsbewegungen vorkommen: Auswanderung, Einwanderung, Deportation, interne Migration, Rückkehr und Zuflucht.
Die Willkommenstradition war in Mexiko tief verwurzelt. Zuletzt wurde sie im zwanzigsten Jahrhundert deutlich, als in diesem Land Flüchtlinge der Diktaturen Lateinamerikas Zuflucht fanden. Von dieser Tradition bleibt heute leider nicht mehr viel. Anfangs haben die Migranten aus Zentralamerika nicht viel Beachtung gefunden, aber als Folge verschiedener sozialer, politischer und aufgrund von Umwelt- Ursachen, sind in den letzten Jahren sehr viel mehr Menschen aus dieser Region zu uns gekommen. Ab der 90er Jahre sind jedes Mal mehr Guatemalteken und Salvadoreños, aber auch Araber, Afrikaner und Inder nach Mexiko gekommen, teilweise um hier Zuflucht zu finden. Aber auch, um von hier aus in die Vereinigten Staaten zu gelangen und mit der Hoffnung, so ihre Lebensumstände zu verbessern.
Diese relative Migrationsfreiheit fand nach den Angriffen auf New York im September 2001 ein abruptes Ende. In der ganzen Welt, nicht nur in den Vereinigten Staaten, wurde die Einwanderungspolitik verschärft.
Das erste Migrations-Massaker in Mexiko wurde im August 2010 bekannt: 72 Migranten wurden in San Fernando, Tamaulipas tot aufgefunden. Für dieses Massaker werden mit der Regierung verbundene kriminelle Gruppen verantwortlich gemacht. Dieser Umstand hat gezeigt wie verletzlich Migranten sind, die in die Gegend kommen. Leider blieb es nicht bei diesem einen Massenmord.
Diese Tragödien erweckten in einem Teil der mexikanischen Gesellschaft ein Solidaritätsgefühl und Organisationen der Zivilgesellschaft, Kirchen, Akademiker haben Schutzprogamme für diese ,,unsichtbaren” Menschen gefordert und auch selbst zur Verfügung gestellt.

Präsenz der SMR, Scalabrinianerinnen: eine Mission mit Migranten und Flüchtlingen
Auf Grund dieser Tragödien, wurde im Februar 2013 in Mexico SMR, Scalabrinianerinnen: eine Mission mit Migranten und Flüchtlingen gegründet. Gründer waren zwei Laien, Dr. Patricia Zamudio Grave und Carlos Aarón Rodríquez zusammen mit Leticia Gutiérrez Valderrama, einer Scalabrianerin,
Sie haben beschlossen auf direkte Weise Migranten, die weiterhin Opfer von schweren Verbrechen auf ihrer Durchreise sind, Personen die den Flüchtlingsstatus beantragen und Verteidiger der Menschenrechte von Migranten, zu begleiten.
Es ist keine einfache Aufgabe. Sicher ist nur, dass wir diesen Weg immer begleitet von anderen Organisationen gehen, die auch mit und für Migration arbeiten und natürlich im Glauben, dass der Herr uns leitet und stärkt.
Wir haben es Gott und unserer Hartnäckigkeit zu verdanken, dass wir erreicht haben, eine solide Organisation zu errichten und zu erhalten, die sich um die Würde der Migranten kümmert.

Herausforderungen
Unter anderem unterstützen wir Menschenrechtsverteidiger in deren Ausbildung und die Gründung von Heimen und Flüchtlingsküchen.
Die Anforderungen steigen stetig. Die Anzahl der Menschen, für die wir bisher, im Jahr 2016 gesorgt haben, hat schon die Anzahl der Menschen erreicht, für die wir im ganzen letzten Jahr gesorgt haben (310). Daher entstand die Notwendigkeit, unseren Zufluchtsort Casa de Acogida Mambré in ein Migrantenheim auszubauen, in dem Frauen, Kindern und Männern umfassende Betreuung (Unterkunft, medizinische Versorgung, psychologische, soziale und spirituelle Betreuung) angeboten werden kann. Die Tatsache, dass wir über geschultes Personal verfügen ist die Voraussetzung, dass eine allmähliche Erholung für diese Menschen möglich wird.
Bis zum heutigen Tag hat SMR mehr als 1000 Menschen geholfen. Dank vielfältiger tatkräftiger Unterstützung sind wir in diesen 42 Monaten stärker geworden und es ist diese Unterstützung, die uns Kraft gibt und die es uns ermöglicht, neuen Anforderungen gerecht zu werden. Bis wir hoffentlich eines Tages erreichen, humanere Migrationsbedingungen und eine offenere Welt zu schaffen. Dann wird Gott uns einen neuen Weg weisen.
Zukünftig unterstützen wir diese Arbeit als eines unserer 3 diakonischen Projekte.
SMR: Diese E-Mail-Adresse ist vor Spambots geschützt! Zur Anzeige muss JavaScript eingeschaltet sein! , Tel. +52(55)53412597.

 

Bankkonto:

Nombre: Padre José Marchetti
Bancomer
CTA: 0199885277


Un oasis en medio del desierto


… eso somos
para las personas migrantes y refugiadas en el mundo.


Estimados lectores y lectoras, les saludamos desde SMR, Scalabrinianas: misión con Migrantes y Refugiados, una organización civil con inspiración cristiana, que busca dignificar la migración, humanizarla y dar una respuesta integral, interdisciplinaria y regional a las miles y miles de personas que han dejado su lugar de origen de manera forzada buscando ser reconocidas como refugiadas y en la huida han sido víctimas de un sinnúmero de delitos y violencias.

Contexto global de las migraciones forzadas
Estamos frente a políticas económicas y sociales de un sistema económico que no prioriza el bienestar de las personas, por el contrario, éstas se traducen en mayor restricción en las fronteras en el mundo. En la última decada hemos sido testigos-as de las grandes tragedias humanitarias, México 2010-2011-2012, Lampedusa 2013, Mar Mediterráneo 2015, Refugiados Sirios 2015-2016, personas forzadas a migrar intentado, no solo dignificar su vida, sino salvarla, han terminado muertas o asesinadas. Estos eventos no tienen precedente, no respetan edad, género o condición social; situaciones des-regionalizadas, donde confluyen sinfin de factores provocando un éxodo de personas; el Papa Francisco le ha llamado la peor crisis desde la segunda guerra mundial.
México tiene su propia particularidad, aquí confluyen todos los procesos migratorios y de movilidad humana: emigración, trasmigración, inmigración, deportación, migración interna, retonados migrantes y refugio. Somos un país que tiene una población de 11 millones de personas que decidieron migrar y formaron una comunidad fuera de él, sin embargo, sus raíces y tradiciones siguen estando presenten en ellos y ellas. Las vidas se dividen por fronteras, familias binacionales, donde la tradición de migrar se incorpora en el futuro de la niñez. Un país lleno de contrastes donde la falta de congruencia a nuestra tradición migrante se siente.
La tradición de acogida de México, es legendaria. Mostrando el lado más humano de un país solidario, haciéndose presente en las dictaduras en América Latina durante el siglo XX. De esta tradición ya queda muy poco, en consecuencia de las guerras civiles vividas durante los años 90s, existió una presencia importante de personas provenientes de Centroamérica en México, en aquellos tiempos sin mucha relevancia en la agencia nacional. Sin embargo varios acontecimientos tanto naturales como sociales, profundizaron el aumento de población proveniente de estos países, que se adentraba en México buscando mejorar sus condiciones de vida.
Durante finales de la década de los años 90s y principios del año dos mil, se incrementó de forma importante la población Salvadoreña y Guatemalteca, que encabeza la lista de personas solicitantes de la condición de refugio en México; otras tantas, tan solo veían a este país como un tránsito más para lograr el tan anhelado “Sueño Americano”. Además de estás nacionalidades había árabes, de europa central, así como de países africanos e India, se hacían presente en esta oleada de migrantes de forma irregular en México. Esta libertad de migrar, tuvo un cambio radical con los ataques en Nueva York en septiembre 2001; la situación geopolítica tiene un parte aguas hacia el endurecimiento de las políticas migratorias, no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo; las “barreras” para la entrada de las personas en algunos países, eran mayores que cualquier arma. Sumado a esto, los cambios políticos, golpes de estados o crisis económicas, en algunos países de centroamérica aumentaron considerablemente la población transmigraste que cruzaba por México.

La tragedia humanitaria
En agosto 2010, se conoce la primera masacre de migrantes en México, con el hallazgo de 72 personas migrantes sin vida encontradas en San Fernando, Tamaulipas, esta matanza acreditada a grupos criminales vinculados con gobierno, hizo palpable el estado de desprotección en la que se encontraban las personas en movimiento que cruzan por México e inlcuso los mismos mexicanos que cruzaban aquella región del país.
Personas forzadas a transitar en la clandestinidad, arrojadas a cruzar por lugares hostiles, convertidas en víctimas que por su condición de “invisibilidad” se vuelven idóneas para extorsionar, asesinar y desechar en un país ajeno o propio, donde sus vidas parecen ser “desechables” y su único error es “ser pobre y buscar una mejor calidad de vida”. No fue la única matanza… la prosiguieron otras tan desgarradoras una y otra; todas estas masacres venían acompañadas de vacíos legales, de complicidad, impunidad y falta de acceso a la justicia, a la verdad, a la reparación y a la no repetición para las madres, hermanos-as, esposas-as e hijos-as que lloraban por su ausencia.
La tragedia solidarizó a parte de la sociedad Mexicana que no tardó en responder a esta emergencia y sufrimiento. Organizaciones de la sociedad civil, Iglesias, la academia impulsó políticas, y programas de atención, con el cual se brindarán un soporte a estas personas invisibles.

Presencia de SMR, Scalabrinianas: misión con Migrantes y Refugiados.
Las tragedias migratorias vividas en lo que va del siglo XXI fueron acompañadas desde otro espacio por los cofundadores de SMR; en los momentos más críticos de la historia negra de las migraciones éramos directivos de la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM); eso significó que la agudeza de los acontecimientos, los vacios o insuficias pastorales interpelaran nuestro ser y actuar, pero sobre todo, nuestra inquietud de seguir respondiendo al Dios que nos ama y que nos llama.
Así nació Scalabrinianas Misión con Migrantes y Refugiados (SMR) en febrero de 2013, fundada por dos personas laicas, la doctora Patricia Zamudio Grave, Carlos Aarón Rodríquez Tejada y la misionera Scalabriniana Leticia Gutiérrez Valderrama, ex secretaria ejecutiva de la Dimensión Pastoral de Movilidad Humana, que al terminar el mandato en la CEM, interpeladas-os por las continúas llamadas de apoyo de parte de migrantes y personas defensoras de derechos humanos de migrantes, decidimos acompañar de manera directa a las personas migrantes que siguen siendo víctimas de delitos graves en su tránsito por México, a las personas solicitantes de la condición de refugio y a los defensores y defensoras de derechos humanos de personas migrantes; estas tres poblaciones continúan interpelando nuestro ser y actuar misionero pues la emergencia migratoria no ha parado, sólo se ha invisibilizado y ha dejado a las personas en movilidad humana en una nueva desprotección.
Dignificar la migración no ha sido una tarea fácil; el acompañamiento a estas tres poblaciones nos ha implicado proponer y ofrecer una atención integral, interdisciplinaria, interinstitucional y regional a muchas personas migrantes víctimas y a sus familias, asi como a las personas solicitantes de la condición de refugio y a defensores y defensoras que han estado en riesgo por ejercer su derecho a defender derechos humanos. Lo cierto de éste camino incierto es que siempre va la misión acompañada por otras organizaciones que trabajan también la migración y por supuesto creyendo que el Señor es nuestra fortaleza y nuestro guía.
Los inicios de la misión han sido complejos hemos iniciado como se inicia cualquier misión, sólo se tiene la voluntad y la disponibilidad y por supuesto se tenía a las personas víctimas que nos interpelaban; sin embargo, el Señor ha sido bueno con nosotros-as, gracias al empeño y tenacidad los fundadores/as y del equipo que integra a SMR, hemos logrado, no solo mantener, sino formar una organización sólida, capaz de apoyar a la dignificación de las personas migrantes y refugiadas en México.
Desafíos
Otros retos importantes que tenemos es la profesionalización del trabajo de las y los defensores-as de derechos humanos de personas migrantes, que en ocasiones por su trabajo humanitario amenazan los intereses del crimen organizado o de autoridades coludidas en la industria del tráfico de personas; con ello peligra también su vida. Apoyar en la profesionalización y desarrollo institucional de otras Casas, Estancias, Comedores o Centros de acompañamiento a personas migrantes nos ha llevado a crear el Acompañamiento a personas defensoras, apoyando en todo el proceso de acceso a la justicia, e incorporación de sistemas de protección y monitoreo de su seguridad como defensores-as.
Las demandas de atención a personas migrantes vícitmas de delitos en lo que va del año 2016 han incrementado llegando ya a cubrir el número de personas atendidas en el 2015 que era de 310; con ello también ha surgido la necesidad de tener una Casa de Acogida propia, misma que estamos en estos momentos buscando la solidaridad para adecuarla, nuestra Casa de Acogida Mambré destinada a recibir a migrantes víctimas de delito y a personas solicitantes de la condición de refugio desde donde se brindará atención integral (hospedaje, atención médica, psicológica, atención social, espiritual) a mujeres, niños, niñas y hombres, todos-as ellos-as migrantes, de cualquier condición social o edad donde el factor común será ser migrante. El contar con personal capacitado hace que la recuperación paulatina rinda frutos, logrando con ello acompañar vidas humanas a una recuperación.
Hasta la fecha SMR, ha atendido a más de 1000 personas migrantes víctimas de delito y refugiadas, además de brindar un acompañamiento a personas defensoras de derechos humanos de personas migrantes en México.
Gracias al apoyo solidario hemos caminado estos 42 meses o 3 años y medio y nos hemos fortalecido; es ese apoyo que nos sostiene y nos da la oportunidad de seguir enfrentando nuevos retos que la realidad migratoria nos plantea. Hasta que logremos humanizar la migración, construir un mundo más humano, más incluyente, donde la unidad en la diversidad, la dignidad del ser humano y el derecho a migrar y no migrar sea el eje rector, entonces entenderemos que nuestra misión tendrá que cambiar de rumbo porque el Señor ya nos estará llamando a otra obra.

Zukünftig unterstützen wir diese Arbeit als eines unserer 3 diakonischen Projekte.
Am Sonntag, 9. Oktober kommt die Leiterin des Projektes, Schwester Leticia zu uns und wird ihre Arbeit im Anschluss an den Gottesdienst vorstellen.

Para ponerse en contacto con SMR, escríbenos a Diese E-Mail-Adresse ist vor Spambots geschützt! Zur Anzeige muss JavaScript eingeschaltet sein! o llámanos al teléfono +52(55)53412597.

Si desea colaborar con nosotras con una donación, puede hacerlo a través de nuestra cuenta bancaria o por paypal.

- Cuenta bancaria:

Nombre: Padre José Marchetti
Bancomer
CTA: 0199885277
CLABE: 01218000199885272
SMIFT: BCMRMXMMPYM